Mindfulness para docentes: calma en el aula y el profe

¿Prefieres escuchar en vez de leer?

¿Por qué Mindfulness para docentes?

Prepara la programación de varios cursos, corrige las actividades, tutorías conpadres, hablar con aquel alumno que se está despistando, mi compañera del aula de enfrente me ha puesto mala cara cuando he cerrado la puerta de mi clase para no escuchar el ruido de la suya 🤷🏻‍♂️, llamar al de los autobuses para la excursión de pasado mañana, hay dos alumnas que se meten con otra -¿será bulling o cosa de niñas?-, tengo que preparar el examen de mañana, ir al super, preparar la cena, la lavadora… 🥵🥵

¿Te ves reflejado en esta lista de quehaceres? Éste es un “vivo sin vivir en mi” diario de muchos de los docentes que pasamos unas horas al día en el aula. Un espacio emocionante y también de riesgo. Un lugar en el que descubrir cada día el milagro de la vida y también en el que sufrir grandes decepciones. Un lugar de mucho ruido y también de silencio, de valores y de violencia, de empatía y de enfrentamiento… un cocktail que mal llevado puede llevarte a la baja por depresión o bournot. Y que bien llevado puede hacer que disfrutes cada día de poder acompañar como profe en el aprendizaje a maravillosas personas.

¿Cuál es tu experiencia? ¿Hacia donde te gustaría dirigirte?

Como docente de secundaria y facilitador de programas de Mindfulness, me gustaría acompañarte con este artículo en un proceso: el de poder vivir cada vez más felizmente la aventura apasionante del aula, aprovechando los recursos que te pueda ofrecer Mindfulness en tu clase. La experiencia que tengas depende en buena parte de ti. Y en lo que no dependa de ti, Mindfulness también puede ayudarte… ¡Vamos a verlo!

Si quieres que te haga un super-resumen de lo que puede aportar la práctica de Mindfulness en el aula te diré que:

  • Ganarás en inteligencia emocional y, por tanto, vivirás con menos reactividad automática y vaivenes emocionales y mejores relaciones personales.
  • Tu atención mejorará y podrás poner más foco en lo realmente importante.
  • Afrontarás los retos del aula con menos estrés y más energía con lo que subirá tu bienestar personal.

¿Cómo aporta Mindfulness todo esto al docente? Te lo contamos en las siguientes líneas…

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness, según Jon Kabat-Zinn -padre de éste en occidente- es la conciencia especial que surge cuando prestamos atención de forma deliberada al momento presente y sin juzgar. Clic para tuitear De esta definición surgen varios elementos que son esenciales a la hora de prácticarlo:

Jon Kabat-Zinn

a. La intención.

Como docente, quiero estar presente y consciente de mi experiencia aquí y ahora. No deseo estar pensando en el pasado o el futuro, sino conectado con la experiencia sensorial del momento presente. Este es el deseo a la hora practicar

Mindfulness. Y es importante, porque la intención marca el camino de la atención.

b.Prestar atención al momento presente.

Se trata de estar totalmente en la experiencia. ¿Qué experiencia? En tu caso, la que vives en el aula como docente, a lo que viene cada día, a lo que sientes, a lo que ocurre fuera… Y además prestamos atención de una determinada forma: con mente de principiante. Es decir, como si nos transformáramos en niños curiosos explorando algo novedoso que llama nuestra atención. Esta es una competencia que se va desarrollando con el tiempo de práctica y que permite cada vez más dejar de mirar como si lo conociéramos todo y comenzar a ver progresivamente la novedad que esconde cada momento desarrollando nuestra disposición a la sorpresa y el asombro.

c. Sin juzgar.

Quiere decir que ponemos la intención de acoger lo que ocurre con cariño, observándolo sin más, evitando juicios de rechazo o apego. Así evitamos el automatismo del juicio y caminamos hacia la libertad para relacionarnos con la realidad de una forma más consciente. Por ejemplo, puedo llegar a una clase en la que hay demasiado ruido y puedo hacer un juicio de “esto no debe ser así” y enfadarme y mandarlos a callar desde el enfado o puedo parar, acoger que el alumnado necesita desfogar y proponerles silencio con cariño. Un docente con una mente más allá de juicios, observa y comprende. Clic para tuitear

¿Cómo se practica Mindfulness?

Antes de ir a la práctica quiero advertirte de algo que expresa fenomenalmente el Dr. Mario Alonso Puig en su libro Tómate un respiro: “El mindfulness es algo tan contraintuitivo, que, si no se conocen las bases sobre las que opera o si no se tiene una mente lo suficientemente abierta como para probar algo diferente, resulta muy difícil mantener su práctica y tener una experiencia vital realmente transformadora.”
Así que te proponemos que aunque puedas empezar por tu cuenta a practicarlo, comiences a mirar algún programa que te pueda ayudar a conocer sus bases. En nuestra web encuentras el Taller 10 que en 4 horas es un buen comienzo.

Llegar a una clase centrado y relajado es una de las claves fundamentales para que un maestro pueda gestionar con todos los recursos disponibles los mil conflictos que suelen surgir.

Y para llegar así, nada como practicar un poco de Mindfulness. Leer un montón de libros te ayudará algo, pero donde encontrarás cambios importantes es con la práctica ¿Cómo hacerlo?

Distinguimos entre prácticas formales e informales.

La meditación formal supone pararse exclusivamente a meditar, ya sea prestando atención a la respiración, al cuerpo o a algún fenómeno externo.  Por ejemplo, buscas un lugar tranquilo en casa, te sientas con la espalda erguida y tratas de prestar atención a tu respiración. Ocurrirá como cuando llenas un recipiente de agua sucia. La suciedad se irá asentando a medida que permanece el recipiente inmóvil hasta ir quedando el agua transparente.

Así quedará tu mente después de una práctica de Mindfulness: con más claridad. Y si la mente está clara, podrás observar tus emociones de profe más calmadas.

Te dejamos AQUÍ un audio para que puedas descargártelo y realizar una práctica de atención a la respiración.

La meditación informal, es la que podemos realizar con cualquier actividad del día. Por ejemplo, nos estamos duchando y somos conscientes de la sensación cuando cae el agua, el olor del gel, el tacto de la esponja… o estoy entrando en clase, respiro conscientemente y tomo conciencia de mis sentimientos para comenzar una nueva clase.

Momentos para practicarlo en el trabajo de docente.

Mi mejor deseo para ti como profe es que puedas realizar algún instante al día de práctica formal. Un momento más alargado en el tiempo, permite que el estrés disminuya y que puedas alcanzar mayores cotas de atención. Ello complementa perfectamente con la práctica informal. Es decir, con pequeños momentos de la jornada, en los que conectas brevemente tu atención y tu experiencia. Te dejamos algunos de esos momentos:

      1. Cuando vas al trabajo: cada vez que tengas que esperar en un paso de cebra, ya sea como peatón o como conductor, para, respira conscientemente y escanea rápidamente tu cuerpo para ver como te sientes, acogiendo con cariño lo que encuentres. En menos de 20 segundos lo puedes tener.
      2. Antes de entrar en el centro educativo, para, respira y céntrate en lo mejor de ti.
      3. Cuando caminas por el pasillo hacia una clase, pon la atención en las sensaciones de pies y piernas con cada paso.
      4. Cada vez que cambias de aula o grupo, haz una respiración consciente y observa cual es tu emoción.
      5. Cuando está de pie en clase, centra la atención de vez en cuando en la sensación del peso sobre los pies y la presión de los pies sobre el suelo.
      6. Cuando vas a atender a un estudiante, observa cual es tu actitud al acercarte a él y respira conscientemente para situarte en tu capacidad de acogida y aceptación.
      7. Cuando hay algún conflicto en el aula, respira conscientemente y sitúate con perspectiva. ¿Cuál será la intención profunda de las partes?
      8. Trata de acoger cariñosamente a las personas y de aceptar sus actos, aunque no sean adecuados para el aula. Después, decidiendo en frio, podrás dar la respuesta apropiada.
      9. Aplica la mente de principiante cuando ves conductas disruptivas y trata de buscar el “para qué” del alumnado tratando de abrirte a la información que pueda estar oculta, para situarte en la aceptación y la acogida.
      10. Busca la forma de estar centrado en lo mejor de ti varias veces al día. Cultiva tus raíces y vendrán los frutos.. Clic para tuitear

      Y por último, si quieres profundizar en tu capacidad Mindfulness para vivir elmomento presente te recomendamos el programa Escuelas Despiertas en Sevilla, totalmente centrado en el docente, con una larga trayectoria de éxito en la Universidad de Barcelona y que tendremos por primera vez en Sevilla.

      -Gracias por estar aquí y ahora- 😉

      Juanma Conde, instructor de Mindfulness.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *